Soy la Verdad. Para una filosofía del cristianismo

De una fenomenología de la vida a una filosofía de la carne en Michel Henry

  • Ramón Eduardo Ruiz Pesce
Palabras clave: Cristo, filosofía, fenomenología, vida, verdad, carne

Resumen

La obra fi losófi ca de Michel Henry forjó una filosofía del cristianismo que se articula como una Fenomenología de la Vida, engarzada con una filosofía de la carne y consumada como una Fenomenología de la Encarnación. El núcleo de dicha fenomenología comienza distinguiendo entre la fenomenología del mundo y la Fenomenología de la Vida. La fenomenología del mundo planteó y plantea siempre un pensamiento confinado en la exterioridad, en el estar fuera; en lo ek-stático, que siempre olvida y niega la vida. La Fenomenología de la Vida, en cambio, es la inmanencia y la auto-afección (el experimentarse a sí del viviente), que se expone desde las intuiciones esenciales del cristianismo: una vida que es auto-revelación; que es auto-donación, y que está caracterizada por el gozo infinito de sí en el abrazo patético de Sí, en la auto-afección. Ello, la Vida absoluta (Dios Padre, Dios de la Vida) auto-engendra eternamente a Dios Hijo, Cristo, el Primogénito, el Archi-Hijo. En Él nacemos a y por la Vida los vivientes, que somos los Hijos de Dios, Hijos de la Vida en el Archi-Hijo. Él nos singulariza engendrándonos en su Archi-Ipseidad. La carne del viviente es engendrada en el Verbo hecho Carne; Palabra de Vida, Palabra de la Verdad, Verbo de Vida, Verbo de Amor.

Publicado
16-05-2016
Cómo citar
Ruiz Pesce, R. (2016). Soy la Verdad. Para una filosofía del cristianismo. Studium. Filosofía Y Teología, 19(37), 351-372. Recuperado a partir de https://revistas.unsta.edu.ar/index.php/Studium/article/view/345
Sección
Artículos